Las disrupciones en las cadenas de suministro continuarán durante buena parte de 2023

30/11/2022 CdS

Según una encuesta que ha realizado SAP a finales de agosto y principios de septiembre de 2022 a 400 responsables de la toma de decisiones en logística y estrategia de la cadena de suministro en pequeñas, medianas y grandes empresas con sede en EE. UU. a los principales responsables de la toma de decisiones comerciales, los problemas y las interrupciones de la cadena de suministro de los últimos años no han terminado.

Más de la mitad (52%) de los encuestados piensa que su cadena de suministro aún necesita muchas mejoras y casi la mitad (49%) espera que los problemas actuales de la cadena de suministro duren hasta fines de 2022. Por su parte, uno de cada tres estima que los problemas durarán hasta fines de verano de 2023.

Los principales factores señalados son la inestabilidad política mundial (58%), la falta de materias primas (44%) y el aumento de los costes de combustible y energía (40%). Solo el 31% citó la inflación como una causa importante.

En cuanto al futuro inmediato, las tres principales interrupciones de la cadena de suministro que los líderes empresariales esperan en 2023 son la disminución de la disponibilidad de materias primas en los Estados Unidos (50%), una desaceleración en la construcción de nuevas viviendas (44%) y la afectación del transporte público por falta de conductores (44%).

Alrededor de la mitad de los líderes empresariales vieron algún impacto financiero por los problemas de la cadena de suministro desde el comienzo de la pandemia, que incluyen una disminución en los ingresos (58%), la necesidad de tomar nuevas medidas de financiación (54%), incapacidad para pagar los sueldos (50%) y los pagos de alquiler atrasados ​​(42%).

Entre las medidas adoptadas para hacer frente a los costes adicionales por los problemas de la cadena de suministro, la mayoría de los encuestador han tenido que recurrir a la congelación de salarios o contratación (61%) y recortes de personal (50%). Solo el 41% ha optado por aumentar el precio de sus productos o servicios.

Efectos en la temporada navideña de 2022

La temporada de compras navideñas de 2021 estuvo por debajo de lo esperado, ya que las cadenas de suministro se extendieron más allá de sus límites. Aunque muchas empresas han comenzado a prepararse, todavía hay dudas sobre cómo resultará este año.

En una encuesta realizada por SAP sobre esta próxima campaña navideña, para casi la mitad de los consumidores, el precio es el factor principal en las decisiones de compra, mientras que para tres de cada cuatro es uno de los tres factores principales. Con la inflación aumentando los costes y una posible recesión que preocupa a los consumidores, no sorprende que el 65% planee reducir su presupuesto de compras navideñas y que el 54% espere que la inflación afecte la forma en que compra los regalos navideños, con un 39% comprando más on-line.

En este contexto, los líderes empresariales anticipan un aumento en el volumen de comercio electrónico esta temporada en comparación con el año pasado. Por eso, para hacer frente a este incremento de ventas en el e-commerce, la industria se focaliza en la velocidad de entrega (64%), la excelencia en el servicio al cliente (57%), seguidos por la disponibilidad de productos (52%), las credenciales de sostenibilidad (47%) o las reducciones de precio (42%).

Fortaleciendo las cadenas de suministro para el futuro

Todas las organizaciones han apuntado que su cadena de suministro necesita mejorar hasta cierto punto, y están acometiendo grandes cambios para prepararse para futuras interrupciones y fortalecer sus cadenas de suministro.

Entre las principales iniciativas para este fortalecimiento, la adopción de nuevas tecnologías para superar los desafíos (74%) y la implementación de nuevas medidas de contingencia (67%), figuran en los primeros lugares. Le siguen priorizar soluciones de cadena de suministro locales (60%) y encontrar nuevas soluciones de cadena de suministro respetuosas con el medio ambiente (58%).

Casi dos de cada tres empresas (64%) están pasando de una cadena de suministro «Just in Time» a una cadena de suministro «Just in Case» incrementando la cantidad de inventario que almacenan para ayudar a satisfacer la demanda de los clientes, aunque eso implique mayores costes.

Dentro del equilibrio constante que supone la gestión de la cadena de suministro, en las últimas dos décadas, el enfoque ‘just in time’ intercambió resiliencia por eficiencia y costes más bajos, lo que a su vez se tradujo en una mayor fragilidad de la cadena de suministro. La pandemia y el efecto bola de nieve de las interrupciones relacionadas expusieron esta fragilidad, lo que hizo que las organizaciones se reenfocaran en la resiliencia. Aún así, el coste sigue siendo un factor, especialmente en el entorno económico actual. La tecnología puede ayudar a las organizaciones a lograr el equilibrio adecuado al permitir una mayor colaboración en tiempo real entre socios comerciales.

 

Política de privacidad Aviso legal Política de cookies