Los costes de última milla pueden constituir entre el 13 y el 75 por 100 de todo el proceso logístico

21/09/2022 GRUPO C DE COMUNICACIÓN

La denominada última milla, la última parte del proceso de entrega de una mercancía o de paquetería al cliente final, es sin lugar a dudas uno de los grandes retos que enfrentan actualmente las empresas de logística y su creciente relevancia se explica por el impacto, cada vez más reseñable, de este sector sobre los siguientes factores, entre otros:

La sostenibilidad medioambiental: aproximadamente un 25 por 100 de las emisiones de gases contaminantes procede del transporte de mercancías y, actualmente, el empeoramiento de la calidad del aire puede llegar a afectar la salud de hasta un 80 por 100 de la población urbana.

La congestión urbana: un porcentaje bastante importante, podría hablarse de hasta un 20 por 100, del tráfico urbano pertenece al transporte de mercancías. Este problema se incrementa en grandes ciudades como Madrid o Barcelona. En Madrid, por ejemplo, se estima que un conductor puede llegar a pasar de media al año dos días detenido por culpa del tráfico. Es primordial descongestionar el tráfico de las ciudades, y mientras las administraciones locales toman medidas, como las zonas peatonales o la mejora de la red de transporte pública, las empresas logísticas buscan también medidas para paliar esta situación.

La eficiencia logística y sus costes asociados: el coste de transporte puede llegar a reducir la rentabilidad de muchas empresas del sector de la logística. Es primordial desarrollar un sistema eficaz que permita hacer frente a la creciente demanda minimizando el aumento de costes.

El crecimiento del comercio electrónico: el comercio electrónico está en boga, experimentando unos crecimientos anuales por encima del 20 por 100. Esto ha derivado en una competencia entre las empresas realmente agresiva en materia de precios. Además, la exigencia sobre el nivel de servicio no deja de aumentar, si se tiene en cuenta el hecho de que más del 86 por 100 de los envíos se realizan a domicilio, con un plazo de entrega de 24 horas. Si a esto le sumamos el carácter internacional del sector del comercio online y su estacionalidad, se incrementa la necesidad de las compañías de transporte de mercancías de desarrollar una estrategia de contingencia para hacer frente de forma eficiente y sin reducir la calidad del servicio a los picos de volumen en épocas como puede ser la Navidad.

Además de estos aspectos, también tienen especial incidencia la aparición de nuevas infraestructuras como soporte al modelo operativo de los nuevos modelos logísticos, que permiten facilitar la entrega de paquetería al destinatario final, y las nuevas tecnologías que permite mejorar o incluso redefinir las operativas logísticas y los canales de integración, creando una interacción más amigable y eficiente con el cliente.

Soluciones logísticas y nuevos modelos de última milla

Teniendo en cuenta todos los retos que presenta el panorama actual, los agentes y sectores involucrados, y los habilitadores del cambio, se pueden identificar una serie de soluciones logísticas y modelos de distribución de última milla que pueden traer grandes beneficios en áreas urbanas.

Por ejemplo, la implantación de hubs urbanos, pequeños y ágiles almacenes situados en los centros de las ciudades, que disminuyen la distancia a recorrer, reduciendo costes asociados, como el combustible, así como también el tiempo de espera. Otra buena solución en esta línea es el establecimiento de redes estables y bien dimensionadas de puntos de entrega, formadas por taquillas inteligentes y puntos de conveniencia.

Asimismo, también resulta de gran utilidad para optimizar el servicio el desarrollo de centros de consolidación urbana, que consisten en grandes centros logísticos automatizados y colaborativos, y el empleo del horario nocturno para el reparto de mercancías, sobre todo a estos puntos intermedios entre la cadena de suministro y el destinatario final.

Innovaciones tecnológicas

Una de las principales innovaciones del sector, y esencial en el objetivo de reducción de costes, más ahora que el precio del combustible está disparado, es la electrificación de las flotas en los repartos interurbanos. Esta medida entra en consonancia con la creciente preocupación de empresas y población general sobre el cuidado del entorno y del medio ambiente.

Igualmente, el desarrollo de sistemas de telemetría eficientes que permitan monitorizar las rutas y medir la conducción es importante para poder tener un conocimiento exhaustivo del sector y desarrollar estrategias de optimización y mejora.

Principales problemas de la logística de última milla y estrategias de mejora

Los costes en la etapa de última milla pueden constituir entre el 13 y el 75 por 100 del total del proceso logístico. Este panorama pone de relieve la importancia de la tecnología para mejorar los procesos y optimizar al máximo el proceso final de entrega.

Los principales problemas que enfrenta esta etapa del proceso de entrega de paquetería son tres. Por un lado, las entregas fallidas por ausencia del receptor. Es posible que esta sea la causa más habitual para no entregar un paquete. Una entrega fallida implica, normalmente, la necesidad de realizar un segundo intento de entrega, lo que incrementa considerablemente los costes, además de generar una emisión innecesaria de CO2. Una buena solución es el establecimiento de puntos de recogida repartidos por el entramado urbano para evitar realizar un segundo desplazamiento.

Además, la necesidad de firma del receptor, por motivos de seguridad, puede también derivar en lo anterior, en caso de que no exista flexibilidad a este respecto.

Estrategias logísticas de última milla para mejorar la eficiencia del proceso de entrega

Empresas como Amazon han iniciado la implementación de tecnología robótica, drones e inteligencia artificial para optimizar y mejorar la huella ecológica de sus entregas en última milla. No obstante, todavía queda mucho camino por recorrer en el sector para poder apreciar un cambio de paradigma generalizado.

Si bien es cierto que no todas las empresas logísticas tienen capacidad para asumir la inversión que supone una renovación tecnológica de tal calibre, existen una serie de estrategias más asequibles que pueden mejorar considerablemente el proceso:

  1. Uso de tecnologías móviles y en la nube, como, por ejemplo, soluciones de software móviles de monitorización de la Última Milla.
  2. Gestión inteligente de las flotas y planificación eficiente de las rutas.
  3. Control y gestión de la última milla, haciendo incidencia en las coyunturas individuales de cada núcleo urbano.
  4. Seguimiento de la paquetería hasta su entrega en mano al destinatario final.
  5. Aplicación del concepto business intelligence sobre los procesos logísticos.
  6. Análisis de la experiencia de los clientes y mejoras para conseguir una experiencia de compra más óptima.

La importancia de la logística de última milla en Europa

La pandemia ha impulsado una tendencia que ya se venía intuyendo en los años anteriores: el incremento de las compras online. Las ventajas y comodidades que aporta este canal de venta han ayudado a que se produzca el importante incremento en el número de usuarios.

En Europa concretamente, el número de usuarios adeptos al comercio electrónico superó en 2021 los 500 millones, con una tasa de penetración de aproximadamente el 60 por 100 de la población. Se espera que esta tendencia continúe al alza, hasta llegar a alcanzar, previsiblemente, una tasa de penetración de más del 67 por 100 en el Viejo Continente.

Los avances tecnológicos que se han producido en los últimos 20 años han ayudado a que el comercio digital experimente un incremento considerable, ampliando la franja de edades y el público meta general. Esto, por supuesto, es uno de los principales factores que han llevado al sector a poner el foco en la importancia de las entregas en última milla.

 

Política de privacidad Aviso legal Política de cookies