Las líneas navieras podrían perder el control en las negociaciones de contratos en dos semanas

28/06/2022 MUNDO MARÍTIMO

Desde fines de junio de 2021, las tarifas spot subieron un 46,5%, de US$5.304/FEU al valor actual de US$7.768. Durante el mismo período, las tarifas a largo plazo se dispararon un 159,9%, desde los US$3.070 a US$7.981 a fines de junio de 2022, según datos de Xeneta.

La brecha entre ambas se situaba en US$2.233 hace un año, alcanzando un máximo de US$4.000/FEU tres meses después. Para el 1 de octubre de 2021, las tarifas a largo plazo aumentaron considerablemente, lo que redujo la distancia a US$750. Luego, desde el 1 de abril de 2022, la combinación de tarifas spot en lento descenso y otro salto significativo en las de largo plazo empujó la diferencia a territorio negativo. Así, el 21 de junio de este año, el panorama se revirtió y las tarifas a largo plazo se sitúan un 2,7% por encima de las tarifas spot.

A primera vista, las tasas spot están en una tendencia constante y decreciente desde el peak a principios de marzo, una tendencia que también parece haber detenido el aumento de las tarifas de largo plazo.

Impacto en líneas navieras

Las líneas navieras esperaban la caída interanual de las tarifas spot para este segundo semestre. Aun así, operadores como Maersk, Hapag-Lloyd y Zim proyectan que los resultados de 2022 serán mejores que los récords de 2021. Pero ¿cómo puedes ser esto?

La explicación es que tanto las tarifas spot como las de largo plazo, en sum, fueron más altas en la comparativa interanual en el primer semestre, mientras que la caída de las tarifas spot pronosticadas para el segundo semestre de este año, deberían compensarse con las tarifas muchos mal altas de largo plazo, cerrando una buena jugada para las líneas navieras.

Aun así, de acuerdo con FreightWaves las líneas navieras deben enfrentar al menos cuatro riesgos inminentes para sus resultados finales del transporte de contenedores:

1) Las tarifas spot, aunque retrocedieron, se mantuvieron en niveles relativamente altos y no colapsaron. Pero como aseguró Vincent Clerc, CEO de la división oceánica de Maersk: “Dados los niveles extremos en las tarifas spot, la corrección hacia un nivel más normal podría ser bastante rápida”.

2) Los costos de las líneas están aumentando. El 22 de junio, MSC anunció un aumento general de tarifas para su servicio entre India y EE.UU., medida justificada porque “las tarifas de flete están en niveles que ya no son suficientes dados los costos actuales”.

3) Los volúmenes de carga podrían caer más bruscamente de lo esperado. De hecho, ya el índice de reservas de FreightWaves Sonar muestra una fuerte disminución de la carga con destino a EE.UU. programada para partir en mayo y principios de junio.

A estos datos se suman empresas de logística y expertos minoristas que han señalado a American Shipper que los fabricantes chinos han sufrido una reducción de pedidos entre un 20% y un 30%. Cifras que, sin duda, afectarán los volúmenes de contenedores una vez que culmine la temporada alta y luego que Shanghái vuelva a abrir por completo.

4) Es posible que los contratos a largo plazo utilizados por las líneas navieras para protegerse contra las caídas de las tarifas spot y de volumen no brinden una protección absoluta.

Entonces, si las condiciones comerciales son mucho peores de lo esperado, 2022 podría ser solo el segundo mejor año en la historia de la industria.

¿Beneficiarios de la carga retoman el poder? 

Lars Jensen, CEO de Vespucci Maritime, al comentar el debilitamiento de las tarifas spot en las principales rutas oceánicas, comentó en su cuenta de Linkedin que algunos beneficiarios de la carga ya habían observado esta tendencia durante el último mes, pero puntualizó que “ahora esto también se refleja en el mercado más amplio”.

A partir de este hecho, comenta una posible e interesante consecuencia que se podría resolver en un breve periodo de tiempo: “a menos que el mercado se ajuste rápidamente en la próxima semana o dos, comenzaremos a ver a los beneficiarios de la carga echando pie atrás en los contratos en términos de renegociar y/o cambiar volúmenes al mercado spot y no entregar los volúmenes completos pactados con las líneas navieras bajo tarifas a largo plazo”. Hecho que, posiblemente, pondría fin al dominio de las líneas navieras en la imposición de las reglas en el mercado marítimo.

 

Política de privacidad Aviso legal Política de cookies